lunes, 14 de enero de 2013

Parto Por Cesárea

El canal natural del parto es la vagina. Sin embargo, cuando durante el parto suceden complicaciones, o de forma anticipada se prevé un riesgo durante el mismo, el alumbramiento se produce asistido por una operación quirúrgica conocida por todos: la cesárea.

¿Cómo se realiza una cesárea?

La cesárea se realiza en quirófano. Normalmente se utiliza anestesia epidural o raquídea, la misma que se utiliza para un parto natural, para que la madre además permanezca despierta durante el procedimiento.
Para extraer al bebé del útero, el cirujano realiza una incisión en el abdomen, a la altura del pubis. En esa incisión se abre paso hacia el interior del útero y de la bolsa amniótica y se saca al pequeño.
A continuación se lleva a cabo la sutura de la incisión y la cauterización de los vasos del útero, para evitar hemorragias, mientras se procede a limpiar las vías respiratorias del recién nacido, se le corta el cordón umbilical y se comprueba que todo marcha bien.

¿Cuándo se decide realizar una cesárea?

La cesárea es una cirugía, y como tal conlleva sus riesgos, tanto para la madre como para el bebé. Por eso la decisión únicamente será tomada por un doctor.
A la hora de tomar la decisión, el médico tendrá que tener en cuenta una serie de factores determinantes, como el estado de la madre, el estado del bebé o los antecedentes clínicos en partos anteriores.
A la hora de practicar una cesárea, encontramos una serie de razones comunes relacionadas con el estado del bebé. Normalmente los médicos deciden hacer una cesárea cuando el bebé presenta una frecuencia cardiaca anormal. También cuando llegado el momento del parto, el feto no está bien colocado: a veces está transverso (cruzado), o viene de nalgas (con los pies por delante).
A veces también se realizan cesáreas programadas cuando el feto tiene malformaciones genéticas o problemas de desarrollo como hidrocefalia o espina bífida.
También es bastante común en partos múltiples, aunque no gemelares, sino de trillizos o más bebés.
En cuanto a las razones maternas, encontramos los diferentes tipos de infecciones venéreas, por ejemplo el herpes genital, o las verrugas genitales, con el objetivo de evitar el contacto del bebé con las lesiones de la madre. También cuando la madre está infectada del VIH, para evitar el contacto con lesiones y heridas que puedan pasar el virus al recién nacido.
También se tienen en cuenta las cirugías uterinas o cesáreas anteriores, y también los grandes miomas uterinos que se sitúan cerca del cuello uterino.
El parto es un trabajo físico, duro y doloroso, que pone al límite a las madres. Por eso también se procura evitar riesgos a mujeres que sufren cardiopatías u otras enfermedades graves, evitando un parto natural y realizando una cesárea.
Otras razones pueden ser un tamaño exagerado del bebé, un parto demasiado prolongado en el tiempo, prolapso del cordón umbilical (sale el cordón antes que el bebé), o la placenta se desprende.

Los riesgos de la cesárea.

Todo tipo de cirugías conlleva sus riesgos, más si tenemos en cuenta que esta se realiza en un momento muy delicado tanto para la madre como para el bebé. Aunque es una de las operaciones más comunes, también conlleva riesgos.
Una cesárea puede provocar lesiones, tanto al bebé, durante la instrumentación, como a la madre, en el útero o las vías urinarias por ejemplo. Además la incisión quirúrgica y el proceso en sí, pueden crear un mayor riesgo de infecciones en la vejiga y en el útero.
Pero los riesgos no se quedan en el parto, sino que pueden aparecer en embarazos y partos futuros. Las madres que han pasado por una cesárea tienen el riesgo de desarrollar placenta previa o placenta adherida, e incluso, si la anterior cesárea es reciente, corre el riesgo de ruptura del útero. La ruptura del útero es muy peligrosa. Puede provocar hemorragias muy graves que hagan necesarias transfusiones de sangre e incluso que lleven al médico a tomar la decisión de extirpar el útero para controlar la hemorragia.
Además hay que sumar los riesgos de cualquier cirugía, entre los que se incluyen los propios de la anestesia, trombos en la zona inferior a la pelvis o graves infecciones.

0 comentarios:

Sex Shop Dolce Love

Buscar este blog...

Síguenos

Seguidores

Blogs Amigos

  • PERFECTA A LA MAÑANA SIGUIENTE - Uno de los momentos más incómodos al principio de la relación, es la primera “mañana después”. Le hayas conocido la noche anterior, o en el trabajo, o en...
    Hace 3 años

Sobre Mi

Mi foto
Beguan Distribuciones SLU
Ver todo mi perfil
Con la tecnología de Blogger.