miércoles, 11 de diciembre de 2013

La Sexualidad Femenina Durante El Tratamiento Del Cáncer

Mastectomía
El diagnóstico del cáncer es una noticia que tumba a cualquiera. Es difícil de asumir, pero una vez que se comienza el tratamiento para erradicarlo, lo importante es ser fuerte para afrontarlo, y llevarlo con naturalidad. Muchos expertos recomiendan hacer una vida normal en la medida de lo posible. Y es cierto, que aunque no todos los tumores cancerígenos son similares, ciertos cánceres permiten ser controlados y su tratamiento no es tan traumático como para no poder llevar esa vida normal.
Dentro de esa normalidad, muchas mujeres se preguntan sobre su sexualidad. A veces, la práctica del sexo disminuye, pero la sexualidad nunca desaparece. Por eso, hay que tener en cuenta que la mujer que padece un cáncer, atraviesa un periodo de su vida difícil, pero también puede sentir y disfrutar su sexualidad, aunque sea de otra manera.
También es cierto, que no siempre va a haber deseo. Todo depende del momento del tratamiento en que la mujer en cuestión se encuentre. Conforme va pasando el tiempo, probablemente se vaya encontrando mejor y vuelva a surgir la oportunidad de disfrutar de una sexualidad plena.
Y cuando decimos sexualidad plena, hablamos de una sexualidad en todas sus etapas: deseo, excitación, meseta, orgasmo y resolución.

¿Cómo Afecta El Tratamiento Contra El Cáncer A La Sexualidad Femenina?

La Falta de deseo es un hecho durante el cáncer. En algunas etapas es mucho más presente, y es totalmente normal. Cuando una persona recibe la noticia del diagnóstico, siente una amenaza sobre su vida y las prioridades cambian. El sexo es un instinto y una necesidad biológica, pero cuando la supervivencia está en juego, las prioridades cambian y el sexo pasa a ser algo secundario. Además, la quimioterapia o la radioterapia ocasionan duros efectos secundarios que provocan malestar: nauseas, vómitos, mareos, dolores, depresión, cansancio… es complicado preocuparse por el sexo en esa situación. Además, el físico se debilita. En ocasiones se deteriora (caída del pelo, adelgazamiento excesivo, hinchazón…) La autoestima se desploma, y eso es algo que afecta enormemente a la sexualidad.
Sin embargo, conforme el tratamiento avanza, los síntomas pueden disminuir, y la normalidad comienza a abrirse paso. En ese momento, el deseo vuelve a resurgir. No de la misma manera que antes de la enfermedad. Pero se siente que se va superando la enfermedad y todo va volviendo a nacer.
El dolor es otro de los grandes problemas en la sexualidad femenina durante el cáncer. Son muchas las mujeres que ven afectado su aparato genital durante el tratamiento. Tanto la quimio como la radio afectan al equilibrio de la vagina y la resecan. Además en determinados tumores ginecológicos, la cirugía requiere un tiempo de recuperación largo, y las sensaciones cambian.
La quimioterapia en ocasiones provoca también una menopausia prematura y abrupta. Se pierden estrógenos y con ellos la función en el ovario. Además la vagina se estrecha y reseca y eso puede causar muchas molestias durante el coito. Ni que decir de la pérdida de deseo con base hormonal…

¿Qué Podemos Hacer Para Preservar La Sexualidad Durante El Cáncer Y Su Tratamiento?

Para empezar es necesario informarse sobre los efectos que el tratamiento a seguir puede provocar sobre nuestra sexualidad y comunicarlo a la pareja en cuestión. De esa manera es más sencillo asumir lo que está por venir y no achacarlo falsamente a cuestiones de pareja o una falta de deseo natural.
Los cambios sexuales afectan directamente al aparato reproductor. La vagina es al que más sufre, porque se reseca. Sin embargo, la capacidad sensorial no se deteriora. Cualquier caricia tiene el mismo poder de excitación que antes de iniciar el tratamiento. Por eso, es importante seguir intentado sentir cada roce, cada caricia. La capacidad orgásmica tampoco desaparece, aunque es más difícil llegar al orgasmo a través del coito. Mucho mejor a través de la masturbación y las caricias en otras zonas erógenas.
Estos cambios físicos hacen que sea necesario tener una mente abierta y tener en cuenta otras formas de sexualidad a parte de las ya conocidas.
La sexualidad es cosa de una persona, pero el sexo es cosa de dos. Por eso es importante tener conversaciones abiertas con la pareja acerca de lo que se siente en cuanto a deseo y excitación. Es importante conseguir una actitud comprensiva en la pareja, y para ello debe ser conocedor de todos los cambios que afectan a la paciente de cáncer.
Haz todo lo posible por mantener y reforzar tu autoestima. Lucha contra los cambios negativos como la pérdida del pelo. Usa peluca, o un pañuelo si te ves mejor. Come bien para sentirte fuerte y con energía. Cuida tu aspecto. Si acostumbras a maquillarte continúa haciéndolo. Si te ves bien, te sentirás mejor y disfrutarás más de tu sexualidad. Si has sufrido una mastectomía utiliza ropa interior con prótesis, o lencería bonita, que te haga sentir más cómoda, y sobre todo aprender a aceptar tus cambios.
Seguro que es difícil, pero no imposible. Sentir una sexualidad sana puede parecer complicado, pero si aprender a disfrutar de ella durante tu lucha contra el cáncer, ésta puede ser mucho más fácil de llevar.

0 comentarios:

Sex Shop Dolce Love

Buscar este blog...

Síguenos

Seguidores

Blogs Amigos

  • PERFECTA A LA MAÑANA SIGUIENTE - Uno de los momentos más incómodos al principio de la relación, es la primera “mañana después”. Le hayas conocido la noche anterior, o en el trabajo, o en...
    Hace 3 años

Sobre Mi

Mi foto
Beguan Distribuciones SLU
Ver todo mi perfil
Con la tecnología de Blogger.