lunes, 18 de marzo de 2013

Sexualidad, Discapacidad Y Productos Eróticos

La sexualidad en la discapacidad es un tema, que a día de hoy sigue siendo considerado como algo espinoso, y que sigue percibiéndose como un tema tabú. Pero esto no debería ser así. El hecho de tener una discapacidad, no borra de un plumazo la sexualidad de una persona. La sexualidad se nutre y vive de forma permanente en todos los sentidos. Habita en cada una de las partes del cuerpo, y es por este motivo que, sufrir una discapacidad no es motivo suficiente para apartar la vista de esta cuestión y pensar que la vida sexual de las personas con discapacidad no existe.

Todas las personas, con discapacidad o sin ella, tienen ciertas necesidades emocionales y fisiológicas, de hecho, todos tenemos las mismas necesidades. Y por ese motivo, tanto las personas que tienen algún tipo de discapacidad como las que no, gozan del mismo derecho a vivir esas necesidades y a disfrutar de sus impulsos sexuales.

Ha llegado el momento de que la sociedad sea consciente de que este tipo de personas aún no viven su sexualidad de forma libre y plena. Es necesario aceptar que durante siglos, se
han tenido muchos prejuicios sobre la sexualidad en las personas con discapacidad. Ya es el momento de que disfruten plenamente de su cuerpo, sin vergüenza, sin la presión de los prejuicios y con la libertad que da el conocimiento de la realidad.

La sexualidad no muere con la discapacidad.

Como hemos dicho anteriormente, La sexualidad habita en cada rincón del cuerpo humano. El problema es que la sociedad general tiende a concentrar toda la percepción sexual en el placer genital. El coitocentrismo es una visión de la sexualidad más que generalizada, y eso puede ser un problema para aquellas personas que presentan discapacidades sensoriales en esas zonas, por ejemplo alguien con una paraplejia o una espina bífida grave. Por eso se pensaba que las personas con discapacidad nunca podrían vivir una sexualidad “normal”.
Pero esto no es así. La sexualidad es mucho más amplia de lo que todos pensamos, ya que el órgano más importante para sentir placer es la mente, y el órgano sexual más grande, la piel.
La mente es la responsable de las fantasías sexuales, y del pensamiento erótico. Es la que verdaderamente enciende todos los motores. Y son realmente estas fantasías el principal punto de partida en la sexualidad de una persona con discapacidad.

La mente es la encargada de armar y construir el deseo, y de incrementar los sentidos sanos para crear la sensación de placer. Cuando un sentido se ve mermado, el resto se potencian y multiplican su poder. Y podemos poner un ejemplo: existen personas que tienen una discapacidad sensitiva, por tanto no tienen sensibilidad en la zona genital. Probablemente estas personas sientan mucho más placer en otras zonas del cuerpo que para muchos, a menudo pasan desapercibidas, o no valoran de la misma manera. Por ejemplo los pezones, la nuca o el cuello.

¿Cómo se puede potenciar la sexualidad en las personas con discapacidad?

Estas personas necesitan aprender a sacar partido a sus sentidos sanos. Tienen muchas dificultades para hacerlo, pero es necesario para superar los problemas de autoestima sexual y la falta de seguridad. A veces esto es mucho más complicado que enfrentarse a problemas de movilidad. Es imprescindible que sean ellos los que sepan sus potenciales, que sean conscientes de que pueden sentir placer, para así poder sentirlo. Saber que se puede sentir, es el primer paso para descubrir. El problema es que hay pocas personas que sepan motivar a este colectivo, porque hay mucho desconocimiento en el tema.
Muchos no se atreven a investigar en un mundo al que nadie les ayuda a introducirse. Sin embargo, existe un modelo de mercado erótico que puede orientar a este colectivo de una forma bastante sustancial: los Tuppersex.

Personas con discapacidad y tuppersex.

El Tuppersex es un modelo de mercado erótico que puede ser de gran ayuda para las personas con discapacidad. En un Tuppersex como los de Dolce Love, además cuentan con la ayuda de una asesora en salud sexual y ocio adulto, formada con una base médico sanitaria, que puede aconsejarles productos y técnicas con las que sacarle partido a su cuerpo según sus condiciones. En un Tuppersex como los de Dolce Love, la persona con discapacidad puede encontrar una puerta al placer.

0 comentarios:

Sex Shop Dolce Love

Buscar este blog...

Síguenos

Seguidores

Blogs Amigos

  • PERFECTA A LA MAÑANA SIGUIENTE - Uno de los momentos más incómodos al principio de la relación, es la primera “mañana después”. Le hayas conocido la noche anterior, o en el trabajo, o en...
    Hace 3 años

Sobre Mi

Mi foto
Beguan Distribuciones SLU
Ver todo mi perfil
Con la tecnología de Blogger.