miércoles, 19 de febrero de 2014

Cambio de sexo

Hay personas que, por a o por b, no se sienten cómodos con el cuerpo que tienen, y no precisamente porque se sientan mal con el mismo por el peso o por no tener una cara como la de cierto famoso o unas medidas de infarto sino porque no se reconocen en ese cuerpo y se sienten incómodos con el mismo.

Estas personas suelen estar cómodas cuando están en el cuerpo contrario, es decir, hombres que se sienten mujeres y mujeres que se sienten hombres.

Cuando esto ocurre puede hablar graves problemas psicológicos porque no se aceptan tal y como son y, dar el primer paso, implica ser transexuales, es decir, cambiar su aspecto y sus hormonas para parecerse más al sexo contrario y, con ello, también estar más cómodos consigo mismo, mejorar su autoestima y su aceptación en la sociedad (aunque a ésta le cueste bastante más aceptar este hecho).

Hoy día en todo el mundo hay muchas personas que se encuentran en esta situación y muchos más que van un paso más allá. Nos estamos refiriendo al cambio de sexo, un proceso según el cual las personas transexuales sustituyen su sexo por el que se sienten mejor (un hombre dejaría de tener pene para tener una vagina mientras que la mujer dejaría de ser mujer para convertirse en hombre).

El cambio de sexo, o lo que es lo mismo, la cirugía de reasignación de sexo (que es el nombre concreto que recibe lo que se hace, es un procedimiento que no es solo a nivel físico (corporal) sino también a nivel psicológico para que pueda adaptarse a su nueva condición (normalmente esto suele venir dado por un inicio con tratamiento hormonal que hace que los primeros cambios se produzcan en el cuerpo).

El procedimiento para un cambio de sexo

A la hora de someterte a un cambio de sexo, que además es el último paso para ser realmente una mujer o un hombre pese a ser en un principio un hombre o una mujer respectivamente, has de pasar antes por una serie de pruebas y de fases para dar el paso, no solo porque esa operación puede no salirte gratis, sino porque las personas que se encuentran en esa situación suelen iniciarse primero con los tratamientos hormonales para convertirse en hombres y mujeres transexuales (debido a que usan hormonas del sexo contrario para cambiar sus características).

Por darte un ejemplo, las mujeres transexuales, que consumen hormonas femeninas (son hombres que buscan parecerse a una mujer), transforman su cuerpo de tal manera que la grasa del cuerpo, en lugar de irse a los lugares propios del hombre, se distribuyen en las caderas y los pechos mientras que la voz se agudiza y el rostro cambia de forma feminizándose todo el cuerpo en general. El vello también se pierde, o al menos se pierde el que es habitual de los hombres.

En cuanto a los hombres transexuales (que son mujeres que buscan parecerse a un hombre), el consumo de hormonas masculinas hace que se desarrolle más vello facial y aumente la masa muscular cambiando también sus rasgos que se vuelven más masculinos. La voz se agrava más y el clítoris, la nariz y las orejas suelen crecer más (el clítoris para parecerse de ese modo a un pene).

Una vez se ha llevado a cabo todo ese cambio son muchos los que no se sienten cómodos del todo porque todavía tienen algo irremediable que les hace ser considerados del sexo contrario al que se sienten. En el caso de los hombres, el tener su “herramienta” colgando les hace no sentirse una verdadera mujer y deciden por tanto tomar la decisión de operarse para eliminarlo por completo y revertirlo (para tener una vagina).

En las mujeres el proceso tienen a ser un poco más fácil ya que muchas deciden no operarse del todo. Las que finalmente se decantan por la cirugía suelen tener, al final la operación, un pene hecho a través de una faloplastia o metoidioplastia.

Cambio de sexo psicológico

Normalmente, cuando se da el cambio de sexo, la persona a la que se somete al mismo suele estar concienciado acerca de lo que va a suponer el cambio (la pérdida del pene o la creación de uno nuevo) y se suele llevar una terapia antes y después de la intervención para que la persona sepa acerca de su nueva condición.

Historia del cambio de sexo

¿Quieres sabes quién ha sido el primero en el cambio de sexo? Pues en concreto fue en un caso de cambio de sexo de hombre a mujer cuando, en 1921, se auto castró (si, suena duro pero lo hizo solo). En 1930 se sometió a una operación para terminar lo que empezó con la edad de 6 años, obteniendo una extracción limpia y, seis meses después, tuvo la transformación completa con una vagina artificial.


Así que, como ves, es algo muy antiguo pero que requiere, en ocasiones, de un desembolso de dinero porque no se cubre en algunos países por la salud pública.

0 comentarios:

Sex Shop Dolce Love

Buscar este blog...

Síguenos

Seguidores

Blogs Amigos

  • PERFECTA A LA MAÑANA SIGUIENTE - Uno de los momentos más incómodos al principio de la relación, es la primera “mañana después”. Le hayas conocido la noche anterior, o en el trabajo, o en...
    Hace 3 años

Sobre Mi

Mi foto
Beguan Distribuciones SLU
Ver todo mi perfil
Con la tecnología de Blogger.