miércoles, 15 de enero de 2014

Apoyo psicológico en los tratamientos de fertilidad



La maternidad es algo muy importante en la vida de una mujer. La biología y ese don femenino de dar vida han hecho que a lo largo de la historia la maternidad se haya idealizado, quizás en exceso. Durante muchos siglos, el arte, al religión y las tradiciones se han preocupado de ese momento vital femenino como algo de vital importancia. Y no solo eso, sino que han pintado al maternidad como algo imprescindible en la vida de una mujer.
Cada vez son más las mujeres que optan por no tener hijos. Y también son muchas las que optan por vivir la maternidad de una manera diferente. Sin embargo, el hecho de tener problemas de fertilidad sigue suponiendo un trauma para muchas mujeres.
Querer ser madre y no poder, es algo que supone un hecho traumático para la vida de mujeres que sufren este problema. Son muchas las que pueden recurrir a tratamientos de fertilidad, y lograr su sueño a través de ellos. Sin embargo, los procesos de tratamientos de fertilidad son duros, largos y a veces poco fructíferos. Por eso, el apoyo psicológico, tanto profesional, como del entorno, es muy necesario. El  proceso puede ser muy duro, y conllevar un gran desgaste a nivel físico, emocional e incluso social.

Ansiedad por concebir

La espera de noticias positivas puede generar un cuadro de estrés bastante importante. La ansiedad crece, y cuando el deseo es frustrado una vez tras otra puede generar también un estado depresivo. Este nerviosismo generalizado dificulta aún más que los pasos del tratamiento tengan su efecto oportuno.
Cuando ese deseo es tan profundo o arraigado, la mente funciona a mil por hora. Llega el sentimiento de culpabilidad: muchas mujeres se culpan por motivos que erróneamente se consideran motivos de infertilidad: abortos voluntarios, ETS’s contraídas pro falta de protección, determinados problemas ginecológicos. También llegado un momento el miedo y la duda hacen trasladar la supuesta culpabilidad a la pareja… en definitiva se crea un entorno de culpa innecesario que no hace más que generar sentimientos negativos y una frustración aún mayor.

Dificultades sociales

Parece que llega un momento en el que es “necesario” tener un hijo: esos abuelos con ganas de nietos, esos amigos que van ya a por el segundo hijo, la edad predeterminada para ser padres,… un cúmulo de factores hacen que el entorno parezca gritarte “Ten un hijo” como si fuese una obligación.
Cuando se empieza un tratamiento de fertilidad, además es necesario adaptar tu vida a ellos. Se tienen multitud de citas médicas, para pruebas, para donación de gametos, análisis, revisiones, terapia de pareja… Eso conlleva faltar al trabajo, a determinados compromisos sociales e incluso cambiar hábitos de vida.

Cómo afecta el tratamiento de fertilidad a la pareja

Es inevitable sentir responsabilidad y tomar determinadas actitudes durante un tratamiento de fertilidad o de reproducción asistida. Los vaivenes hormonales a los que se ve sometida la mujer hacen que su estabilidad emocional también sufra altibajos. Las relaciones sexuales pueden verse deterioradas, tanto por las hormonas, como por los sentimientos encontrados, así como por las restricciones y consejos del médico encargado del proceso. También puede ocurrir, y sería lo ideal, que la pareja se muestre más unida y en sintonía que nunca, estrechando sus lazos frente a la adversidad.

 Apoyo y tratamiento psicológico paralelo

Cada persona, cada pareja se enfrenta al tratamiento de una forma determinada, dependiendo de su personalidad. Sin embargo, la presión de la que hemos hablado hace muy necesario un seguimiento psicológico, para tratar los posibles desequilibrios emocionales causados por el proceso. Lo ideal es que la terapia psicológica sea seguida por la pareja, porque aunque la mujer es la que más sufre físicamente, son ellos los grandes olvidados, que se ven en la obligación de ser apoyo para ellas mientras que ellos también sufren por los mismos motivos. La terapia ayudará a afrontar el impacto emocional antes, durante y después del tratamiento de fertilidad. Con una psicoterapia adaptada a cada paciente, técnicas de relajación y autocontrol emocional enfrentarse al duro y largo proceso será mucho más llevadero.
Con el apoyo psicológico llegaremos a detectar las debilidades causadas por todo lo que está enfrentando la pareja. De esta manera podrá tenerse el estrés y la ansiedad bajo control. La autoestima se mantendrá en su nivel  correspondiente y se intentarán evitar los altibajos emocionales. Un profesional de la psicología podrá enseñar a la pareja a enfrentar se a situaciones difíciles con su entorno, como preguntas indiscretas, rechazo a los tratamientos de fertilidad, o presión por lograr el embarazo entre otras cosas. También podrá mostrar el camino correcto a seguir. Conseguir hábitos saludables, mantener la buena comunicación entre la pareja y fomentar el cariño y la atención del uno al otro.
Mantener una actitud positiva frente a todas las dificultades que puedan surgir en el camino, será mucho más fácil conseguir resultados óptimos del tratamiento de fertilidad.

0 comentarios:

Sex Shop Dolce Love

Buscar este blog...

Síguenos

Seguidores

Blogs Amigos

  • PERFECTA A LA MAÑANA SIGUIENTE - Uno de los momentos más incómodos al principio de la relación, es la primera “mañana después”. Le hayas conocido la noche anterior, o en el trabajo, o en...
    Hace 3 años

Sobre Mi

Mi foto
Beguan Distribuciones SLU
Ver todo mi perfil
Con la tecnología de Blogger.