miércoles, 30 de julio de 2014

Cambios acontecidos después de un embarazo

Después de un parto, el cuerpo inicia la recuperación. Hay mujeres que pueden recuperarse mucho antes que otras pero lo importante es no apresurar las cosas porque, también en esos momentos, se producen una serie de cambios que es importante llevarlos a cabo con calma para que puedas recuperarte cuanto antes.

Una vez que se ha acabado el parto comienza lo que se llama cuarentena o puerperio, una serie de cambios que hace tu cuerpo para volver a la normalidad, a como estabas antes de quedarte embarazada. Es normal que, en esos momentos, te sientas débil y cansada, primero por el esfuerzo que supone el parto, y luego porque los cambios a nivel físico y hormonales te van a dejar agotada. Por eso es bueno que puedas estar acompañada por alguien que, además, te anime a la recuperación.

Es importante dar algunos paseos todos los días para que el cuerpo vaya produciendo una pérdida de peso. Normalmente se pierde el peso del niño, de la placenta, del líquido amniótico, de la sangre, etc. que después se puede recuperar si no se pone remedio. Aparte, como estarás débil, es bueno controlar la alimentación pues, con la lactancia y la recuperación, habrá un mayor gasto de energía en tu cuerpo.

Cambios físicos después de un embarazo

Uno de los cambios más notables será a nivel del útero que tiene que volver a su tamaño y peso. Esto no es algo doloroso pero algunas mujeres, las que han tenido más hijos, notan los llamados “retortijones o entuertos” que duran varios días y que pueden necesitar medicación para calmar el dolor.

También es posible que expulses secreciones de flujo y sangre. Esto dura unas 2-3 semanas y se le llama “loquios” que son de un color muy rojizo y disminuirán con el tiempo hasta tener un flujo normal. Muchas mujeres llaman a esto tener la regla todo de golpe por los nueve meses que has pasado sin verla (de hecho, si multiplicas 4 días de periodo por 9 meses obtienes 36 días, poniendo unos cuantos días más de propina, tienes la cuarentena).

En cuanto a las mamas, es habitual que, tras el parto, notes la salida de líquido por el pezón. Al principio será de color amarillo y es llamado calostro, el primer alimento que debe recibir tu hijo pues es el más imprescindible que hay para desarrollar su sistema inmunitario. Pasado unos días el pecho aumentará y se endurecerá. Esto será debido a la subida de la leche.

Los genitales te podrán dar molestias, bien por los puntos que tengas o bien por el estiramiento que se produce en esa zona por el parto. Puedes aliviarlo con agua tibia y conviene que cambies la compresa muy a menudo (y que sea de algodón) para evitar infecciones que pudieran hacer que te pongas mal.

Los primeros días es bueno que hagas mucho reposo para recuperarte antes.
Hay mujeres que tienen algunos problemas para orinar los primeros días o bien que tienen hemorroides y les dificulta ir al baño. Esto se puede aliviar con ejercicios Kegel o bien con paños fríos, hielo, etc.

La lactancia

Uno de los mayores cambios físicos que acontece a una persona tras el parto es la lactancia. De hecho, la lactancia se produce unas horas después de nacer el bebé, cuando se está todavía en el hospital ya que el pequeño necesita a la madre para alimentarse (salvo que ésta no pueda darle suficiente leche para ello).

Es posible que, durante las primeras tomas, el niño o niña no saque leche, puede ocurrir y solo hay que esperar a que se produzca la subida de la leche. En caso de que no ocurra es cuando se puede recurrir a la lactancia artificial.

Sin embargo, la mayoría de las mujeres son capaces de alimentar al bebé de forma natural. Es durante esos momentos cuando la unión entre la madre y el bebé se mantiene mucho más porque se reconocen el uno al otro.

La mayoría de los bebés no necesitan mamar de los dos pechos en una misma toma aunque se suele dar así para intentar paliar el dolor que puede sentir la madre por la subida de la leche que deja los pechos muy sensibles. No hay que preocuparse por ello ya que después, en la siguiente toma, puede tomar del otro. También has de tener en cuenta que, los primeros días, es normal que el bebé quiera el pecho muchas más veces que después. Esto es porque para él es importante esa leche y después, cuando su aparato digestivo comienza a desarrollarse, se espacian.

Eso sí, cuantas más veces des el pecho a tu bebé mayor será la producción de leche (de ahí que, cuando se tienen gemelos o trillizos, la producción de leche sea mucho mayor).

Cambios emocionales después del embarazo

Las primeras horas que vives después del parto son unas horas que vas a recordar toda tu vida. Algunas mujeres las califican como las más intensas de su vida. Y es que, durante los días siguientes vas a tener muchos sentimientos contradictores como son: alegría, euforia, ganas de estar con tus amigos y familia, tristeza, querer estar sola, temor, ansiedad, cansancio...

Cuando una mujer solo está triste, desanimada, que solo quiere dormir e incluso que apenas presta atención a su bebé, se dice que tiene una depresión postparto. Esta suele desaparecer a las pocas semanas pero, si no es así, es importante tener la ayuda de la pareja y consultar con un médico. Es por eso que es tan importante tener a alguien al lado para que se pueda compartir con ellos.

Con el paso de las semanas, las hormonas se irán estabilizando y lo mismo los sentimientos que se tengan por lo que hay que tener paciencia hasta que eso ocurra (como en el caso de los primeros meses de embarazo).

En esos momentos se recomienda: Expresar lo que se necesite; descansar siempre que se pueda; evitar situaciones de agobio; no sobrecargarse de trabajo; compartir tareas con la pareja; tener también un tiempo para una misma; seguir una alimentación equilibrada; hacer ejercicio siempre que se pueda y no haya nada que lo impida.

Las relaciones sexuales después del parto

Un punto importante en las parejas que han tenido un hijo son las relaciones sexuales. Este tema es algo que también cambia después del parto porque hay que adaptarse a una nueva situación y a veces el tema sexual pasa a estar en un punto tan alejado de las prioridades de las mujeres que el hombre se puede sentir mal por ello (como si ya no se le necesitara).

Muchos tienen problemas para retomar las relaciones durante los primeros meses después del parto debido a que las mujeres no tienen tantas ganas de un encuentro sexual por varios motivos como puede ser el hecho del dolor, hipersensibilidad en los genitales, miedo a las relaciones sexuales, dedicación exclusiva al bebé (anteponiéndolo para todo), temor a un nuevo embarazo, miedo a no sentirse atractiva, etc.

Por eso es que, en esos casos, lo mejor es la comunicación con la pareja para llegar a un acuerdo, ya sea esperar más tiempo para tener sexo o bien tratar de solucionar el problema que se tenga. Lo que sí está claro es que, los propios expertos determinan que es mejor siempre esperar a dejar de sangrar antes de tener relaciones sexuales con penetración.

Si quieres tener éxito, lo mejor es no forzar las cosas y dejar que ocurran poco a poco sin forzar nada. Normalmente es ley de vida y finalmente la penetración, así como las ganas de relaciones sexuales se recuperarán. Sin embargo, hay que comprender que los primeros meses, con el bebé y el nuevo rol que desempeñan, puedan estar más irascibles y su prioridad no es el alivio sexual. Sin embargo, si cuenta con el apoyo de la pareja, habitualmente el sexo se vuelve también parte de su día a día o al menos vuelve a recuperarse, a veces con más ganas.

En caso de que no sea así lo mejor es consultar con un experto en el tema para que pueda valorar el caso y ayudar, bien psicológicamente o por otros medios a fin de recuperar la sexualidad que se tenía antes.

0 comentarios:

Sex Shop Dolce Love

Buscar este blog...

Síguenos

Seguidores

Blogs Amigos

  • PERFECTA A LA MAÑANA SIGUIENTE - Uno de los momentos más incómodos al principio de la relación, es la primera “mañana después”. Le hayas conocido la noche anterior, o en el trabajo, o en...
    Hace 3 años

Sobre Mi

Mi foto
Beguan Distribuciones SLU
Ver todo mi perfil
Con la tecnología de Blogger.