sábado, 23 de junio de 2012

Sexualidad femenina tras el parto

La vida sexual de una mujer, y por extensión la de su pareja, es afectada de forma importante tras el importante acontecimiento de dar a luz. El dolor y las lesiones provocadas durante el parto, y la atención extra que requiere un bebé recién nacido, hacen que a menudo la mujer pierda el interés en el sexo en un momento tan crucial, donde sólo tiene fuerzas y ánimo para la tarea más importante: cuidar y criar al nuevo miembro de la familia.

¿Qué tipo de problemas generales existen tras el parto?

El parto es un proceso físicamente traumático. Incluso cuando hablamos de un parto natural, las secuelas en el cuerpo de la mujer son evidentes. Lo genitales se encuentran inflamados e irritados.
Si además añadimos que el parto ha requerido cirugía, como por ejemplo una cesárea, o sutura por fractura de tejidos, además del dolor normal, hay que unir que la mujer sufre heridas profundas que debe curar con calma. Posteriormente, las cicatrices también duelen hasta que dejan de ser recientes.

Además de los traumas físicos, también encontramos trastornos en el estado mental-emocional. La adquisición de una nueva gran responsabilidad absorbe toda la fuerza de la madre. Ahora tiene que tener los cinco sentidos puestos sobre su bebé: darle de comer, cambiarlo, lavarlo, mimarlo… además el ciclo del sueño cambia, cada dos hora debe estar despierta para darle de comer, y quizás los primeros meses se conviertan en la etapa más agotadora por la que una mujer pasa en su vida.

Y por último, las hormonas, sufren vaivenes extremos, entre el paso de embarazo a no embarazo, lactancia, cambio de metabolismo, de rutina… todo esto se convierte en un coctel químico en contra del deseo sexual.

¿Cuáles son los trastornos sexuales más comunes después de dar a luz?

  • Provocados por los cambios físicos: en algunos casos, el cuerpo vuelve a ser el mismo que era antes del embarazo, tan sólo unos meses después. Pero en la mayoría de los casos, el cuerpo suele cambiar para siempre. Hay mujeres a las que les cuesta perder peso tras el embarazo, o que cambian definitivamente sus formas, sus curvas e incluso su metabolismo. Por eso, sufren una bajada de la autoestima bastante aguda. Además el cuidado del bebé no le deja tiempo ni para cuidarse ella misma. Recuperar la autoestima sexual es muy importante a la hora de recuperar el deseo sexual.
  • La llamada depresión posparto, provocada por la dificultad para asumir la nueva responsabilidad de la madre, mezclada con las alteraciones hormonales sufridas durante el periodo posparto y de lactancia. Casi todas las mujeres la sufren después de ser madres, en mayor o menor medida, y provocan en ellas un bajo estado de ánimo que no propicia precisamente una situación ideal para el sexo.
  • Estado de los genitales después del parto. Pueden existir desgarros, o incluso incisiones, como la episiotomía, un corte que se realiza en la vagina durante el alumbramiento, para ensanchar el canal del parto. En estos casos, el sexo está totalmente desaconsejado hasta que la zona esté totalmente curada, y el ginecólogo dé el visto bueno en cuanto a la práctica del sexo. De lo contrario, las heridas podrían abrirse e incluso cabría la posibilidad de contraer infecciones.
  • Los cambios en la lubricación, debido a los cambios hormonales, también pueden provocar molestias durante el sexo. E incluso el orgasmo, con sus contracciones, puede despertar el dolor de un útero recientemente contraído.
  • Distanciamiento en la pareja, provocado por falta de comprensión. El hombre no suele entender los cambios que sufre su pareja, y ella, que necesita más atención y mismo que nunca, normalmente recibe menos, por el distanciamiento que provoca la entrada de un “nuevo miembro” en la pareja. A veces, esta situación de falta de entendimiento, hace que la vuelta a la rutina sexual de la pareja, se retrase más de lo debido.

Consejos para retomar la actividad sexual

  • Ante todo, infórmate bien sobre las contraindicaciones médicas, y asegúrate de que el médico te da vía libre para empezar a practicar sexo, A veces, aunque una quiera, no es recomendable hasta pasado cierto tiempo.
  • La pareja debe ser paciente, y esperar a que la mamá esté preparada para tener sexo sin dolor.
  • Disfrutar del sexo sin penetración hasta que realmente la madre esté recuperada físicamente.
  • Cuando vaya a intentarse la penetración, es recomendable empezar con los dedos, para posteriormente y poco a poco, introducir el pene, siempre y cuando ese paso no produzca molestias.
  • Utilizad lubricantes para compensar la sequedad debida a los cambios hormonales.
  • Antes de pasar a la acción… atended al bebé. Que coma, duerma y tenga pañales limpios. De esa manera, os aseguraréis que no llore durante un rato.
La sexualidad es una parte muy importante de la pareja, casi la más esencial. Por esos, una vez recuperada la forma física de los genitales tras el parto, es recomendable empezar cuanto antes a restablecer la sexualidad perdida, para que no se enfríe la pareja.

0 comentarios:

Sex Shop Dolce Love

Buscar este blog...

Síguenos

Seguidores

Blogs Amigos

  • PERFECTA A LA MAÑANA SIGUIENTE - Uno de los momentos más incómodos al principio de la relación, es la primera “mañana después”. Le hayas conocido la noche anterior, o en el trabajo, o en...
    Hace 3 años

Sobre Mi

Mi foto
Beguan Distribuciones SLU
Ver todo mi perfil
Con la tecnología de Blogger.