sábado, 29 de septiembre de 2012

Vaginoplastia: La Cirugía Estética Genital

Con la fiebre que vivimos en torno al culto del cuerpo, hay quien se empeña en estar perfecta, hasta el más mínimo detalle. Por eso, es cada vez más común que numerosas mujeres acudan a un cirujano solicitando una vaginoplastia, la última moda en estética. Aunque no todo es por belleza. La vaginoplastia también tiene otros objetivos.

¿Qué es una vaginoplastia?

Una vaginoplastia es una cirugía destinada a recuperar y rejuvenecer los músculos y la tonicidad vaginal, ya sea por estética o por traumas físicos ocurridos en los genitales, como pueden ser partos complicados o numerosos, u otro tipo de alteración o malformación de la estructura vaginal.
La vaginoplastia nació con el objetivo de recuperar la capacidad sensitiva de mujeres que habían sufrido alteraciones graves tras partos traumáticos. Sin embargo, con el paso del tiempo y el aumento de la vanidad estética, la vaginoplastia se ha convertido en una intervención muy demandada para embellecer los genitales.

Cada mujer es un mundo, pero como en todo, los genitales también están sujetos a cánones de belleza, que evidentemente no todas las mujeres cumplen. Algunas tienen los labios mayores demasiado voluminosos, los menores descompensados o asimétricos, exceso de piel, etc. Sin embargo, la perfección estética genital es más similar a una vulva simétrica, no demasiado voluminosa y con un aspecto pueril. Pues con la vaginoplastia, al igual que ocurre con una cirugía estética de nariz o de pómulos, puede darle a los genitales femeninos el aspecto deseado.

¿Cómo se realiza una vaginoplastia?

La intervención, que dura aproximadamente una hora, suele realizarse mediante técnicas de láser y suele tener un postoperatorio sencillo. La anestesia más común es la general, aunque hay cirujanos que utilizan anestesia local con sedación. Normalmente, tras la operación suele requerirse un ingreso de uno o dos días para observar a la paciente.
Según el tipo de reconstrucción que necesite la paciente, la intervención seguirá diferentes pasos. Normalmente, la mayoría de mujeres que se someten a esta intervención son mujeres de más de 50 años, que han perdido el tono muscular de su vagina, y a las que el diámetro de la misma se le ha aumentado por los partos y pro la edad. En ese caso, se estira el músculo vaginal por la parte posterior del mismo, se corta la piel sobrante y se reconstruye con suturas solubles. De esa manera los músculos se estiran, y las cicatrices quedan encubiertas.

¿A qué tipo de mujeres va dirigida la vaginoplastia?

Hay que diferenciar que este tipo de intervención puede tener un objetivo médico, o un objetivo estético. Cuando el objetivo es médico, va indicado a mujeres que sufren disfunciones sexuales relacionadas con la anatomía de su vagina, mujeres que han sufrido prolapsos genitales, mujeres obesas con pérdida de tonicidad en el suelo pélvico, mujeres con incontinencias, tanto de orina como de heces, etc.
Por otro lado, la cirugía por motivos estéticos está indicada para toda aquella mujer que quiera obtener un aspecto determinado en sus genitales. Normalmente acuden mujeres que tienen una hipertrofia de clítoris, o que quieren reducir sus labios menores. También algunas que quieren eliminar grasa del monte de venus, etc.
Cuando es por estética, suelen acudir mujeres con una vida sexual satisfactoria y activa, que ven como el paso de los años hace que su vagina pierde tonicidad, y con ella capacidad para sentir placer.

¿Es efectiva esta intervención?

En cuanto a estética evidentemente sí. Si no hay complicaciones, los resultados suelen ser satisfactorios. Sin embargo, hay muchas mujeres que acuden al cirujano para recuperar su capacidad sensitiva, su tonicidad y estrechez vaginal. En ese caso, su objetivo es volver a recuperar el placer, y no siempre se consigue.
En el 80% de los casos, son mujeres sanas, tanto físicas como mentalmente, conscientes del motivo vaginal de sus disfunciones sexuales. Sin embargo, en el 20% restante, se encuentran mujeres, que no conocen las causas de la pérdida de su placer; mujeres acomplejadas; mujeres con problemas psicológicos o problemas de pareja. En esos casos, la recuperación del placer no es total. A veces se quedan tal y como están, porque el motivo de su disfunción no se encontraba en su vagina. Por eso, tras la consulta con el cirujano, se valora la idoneidad de la paciente y sus posibilidades de mejora.
En cuanto a los riesgos, hay que recordar que existen lso propios de cualquier operación (sangrado e infección) así como otros riesgos más específicos como la estenosis vaginal posoperatoria.

0 comentarios:

Sex Shop Dolce Love

Buscar este blog...

Síguenos

Seguidores

Blogs Amigos

  • PERFECTA A LA MAÑANA SIGUIENTE - Uno de los momentos más incómodos al principio de la relación, es la primera “mañana después”. Le hayas conocido la noche anterior, o en el trabajo, o en...
    Hace 3 años

Sobre Mi

Mi foto
Beguan Distribuciones SLU
Ver todo mi perfil
Con la tecnología de Blogger.