lunes, 1 de abril de 2013

Efectos de las drogas sobre la sexualidad masculina

Que las drogas siempre son malas para la salud es algo que todos sabemos. Sin embargo se siguen consumiendo, y además en grandes cantidades. Lo más negativo de todo es que los consumidores de estupefacientes tienen ideas infundadas sobre ciertos efectos positivos en el consumo de determinadas sustancias. Por ejemplo la cocaína, con la que muchos piensan que aguantan más, el alcohol… con el que piensan que ligan más o la marihuana, con la que se ríen y se divierten en cualquier situación.
Sin embargo, esos efectos placenteros que pueden llegar a proporcionar el consumo de alguna de ellas, se desvanece tras los efectos negativos que pueden llegar a tener sobre la salud. Y mucho más si supieran la cantidad de efectos negativos que tienen sobe la respuesta sexual y su influencia sobre el desarrollo de una disfunción sexual.
Cada droga, ya sea dura o blanda, tiene un efecto negativo sobre la sexualidad humana, y mucho más agudizado en cuanto a los trastornos sexuales masculino. Aquí te explicamos cómo influye cada una de ella sobre vuestra salud sexual.

Tabaco y sexualidad

La relación entre la nicotina y todos los derivados del tabaco con la disfunción eréctil, ha sido siempre clara. Es uno de los hábitos más extendidos y más dañinos en este tipo de disfunción. El tabaco provoca una disfunción endotelial, que altera la síntesis del óxido nítrico, que es una de las sustancias responsables de relajar los músculos de los cuerpos cavernosos para favorecer la erección.
Además el tabaco modifica el estado de las arterias debido a la constante presencia en sangre de algunos de sus compuestos, como el cadmio, el disulfuro de carbono o el cianuro hidrogenado, compuestos que hacen que el oxígeno baje en sangre, provocando efectos relacionados como la subida del colesterol y los triglicéridos. Por lo tanto, e tabaco además de empeorar de forma general la salud, incide de forma directa en el mecanismo de erección. Además, también disminuye la calidad del esperma.

Alcohol y sexualidad

El alcohol actúa como un depresor del sistema nervioso central. Cuando empezamos a beber, la primera reacción física es un adormecimiento de las capas superficiales del neocórtex. Aunque la sensación parece que es la de un estimulante, en realidad inhibe ciertos reflejos y reacciones, entre ellos la respuesta sexual, que se ve bastante mermada por el común consumo de alcohol.
El alcohol tiene potentes efectos sobre la conciencia y eso facilita el aumento del deseo sexual. Sin embargo, el final de la historia es contradictorio, porque aunque aumenta el deseo, dificulta la erección, y por tanto suele acabar en una situación constante.
Psicológicamente acaba generando inseguridad y puede influir en una disfunción eréctil más prolongada y menos eventual además de eyaculación precoz. Eso genera inseguridad en las primeras citas, e incluso sentimiento de inferioridad a la hora de “dar la talla”.

Opiáceos y la sexualidad

Además de las drogas blandas, el resto de sustancias, más adictivas y destructivas, también influyen sobre la salud sexual. La heroína y los derivados del opio, pueden generar alteraciones del deseo sexual. También pueden retrasar o inhibir la eyaculación. La erección puede verse afectada o anulada. Además el consumo habitual acaba disminuyendo e incluso anulando el impulso sexual.

Marihuana y sexualidad

Los porros de marihuana suelen tener un efecto parecido al del alcohol aunque más suave. Desinhibe, relaja, provoca sensación de bienestar y ganas de reír. Existen aún pocos estudios sobre su efecto sobre la sexualidad masculina. A cada persona le afecta de alguna manera y con una intensidad diferente. Parece ser que disminuyen la potencia sexual y también el recuento de espermatozoides. Además a la larga, al igual que el tabaco, puede llegar a producir disfunción eréctil.

Cocaína y sexualidad

La cocaína tiene el conocido efecto de estimular el sistema nervioso central. Excita, y puede aumentar la capacidad de respuesta sexual. De hecho muchos la utilizan dentro del juego sexual. Sin embargo, no todos sus efectos son tan apetecibles. A veces la erección aparece de forma exagerada, mantenida durante demasiado tiempo y de forma dolorosa, algo que se conoce como priapismo. Además, un gran porcentaje de consumidores habituales presentan disfunciones eréctiles. Además, su consumo habitual y prolongado acaba afectando al sistema nervioso central, con ello a todas sus funciones, entre ellas, la respuesta sexual.

Esteroides anabólicos y sexualidad

Muy utilizados por fisiculturistas y hombre preocupados por aumentar su musculatura, su abuso puede provocar alteraciones hormonales. Además estas alteraciones pueden ser irreversibles. Afectan al deseo sexual considerablemente, y por su influencia en el sistema cardiovascular provoca problemas de erección.

Nitrito de amilo o “poppers” y sexualidad

Es una sustancia muy utilizada en el ambiente gay por tener fama de facilitador sexual. Actúa como vasodilatador y relajante, por eso favorece prácticas sexuales como la penetración anal. Además se sabe que retarda la eyaculación. Sin embargo, su uso prolongado puede generar problemas cardiovasculares, y derivados de ellos trastornos como la migraña, debilidad muscular, cardiopatía y malestar acompañado de náuseas.

0 comentarios:

Sex Shop Dolce Love

Buscar este blog...

Síguenos

Seguidores

Blogs Amigos

  • PERFECTA A LA MAÑANA SIGUIENTE - Uno de los momentos más incómodos al principio de la relación, es la primera “mañana después”. Le hayas conocido la noche anterior, o en el trabajo, o en...
    Hace 3 años

Sobre Mi

Mi foto
Beguan Distribuciones SLU
Ver todo mi perfil
Con la tecnología de Blogger.