sábado, 14 de julio de 2012

Sexualidad y obesidad: una incómoda combinación

La obesidad es uno de los problemas de salud más extendidos actualmente en las sociedades desarrolladas. Cada vez comemos más y peor, y eso acaba pasándonos factura. Los Fast Food triunfan entre la gente joven, el ajetreo diario nos hacen comer lo más cómodo o lo que tengamos más a mano, y el estrés y la ansiedad a muchas personas le incitan a comer dulces y alimentos altamente calóricos.
El problema es que la obesidad no se detiene en lo puramente estético, sino que afecta seriamente a la salud, de forma proporcional a la gravedad de la misma. Estar obeso implica exponerse a un mayor riesgo de padecer enfermedades graves de diferentes tipos: trastornos cardiovasculares, diabetes, hipertensión, ictus e incluso algunas clases de cáncer, además de todos los problemas psicológicos y bajadas de autoestima que puede llegar a causar.
Se suele hablar de las muchas enfermedades que puede causar la obesidad, sin embargo, pocas veces se habla de los problemas sexuales que provoca. Y es que a pesar de que los cánones de estética no se acercan para nada a la gordura y esto causa mucha insatisfacción en aquellas personas a las que les sobran kilos, esa obesidad asociada a las enfermedades que puede causar, también es la responsable de más de un trastorno sexual. De hecho, está comprobado que en casi un 50% de los hombres obesos, se da disfunción eréctil. Y que los obesos patológicos, no suelen tener ninguna vida sexual.

¿Con qué dificultades se encuentran los obesos en su vida sexual?

No hablamos de gente “gordita” o “rellenita”. Hablamos de personas con un Índice de Masa Corporal (IMC) de más de 30, es decir, con muchos kilos de más. Estos kilos no pasan desapercibidos ni para el que los lleva, ni para el que los ve, por eso, los obesos se enfrentan a varios tipos de dificultades:
  • Dificultades Físicas: Las personas con obesidad importante u obesidad mórbida tienen muchísimas dificultades de movimiento durante las relaciones sexuales. A veces, el gran exceso de peso hace que se produzca una invaginación del pene, que hace imposible la penetración. Por eso, cuando en la pareja los dos miembros son obesos, al penetración queda relegada a un segundo plano o se vuelve una tarea imposible. En estas parejas, las relaciones sexuales se limitan a sexo oral, caricias y masturbación. Además, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes, propia de las personas obesas, son las responsables de muchos casos de disfunción eréctil.
  • Dificultades Psicológicas: Las personas obesas, a menudo se ven rechazadas por la sociedad en general, debido a que ésta no acepta las formas exageradamente redondas como una característica de los cánones de belleza. A veces se enfrentan a miradas incómodas, rechazos en el trabajo, y como no, en las relaciones personales. Esto les crea una inseguridad que dificulta mucho su vida social, y por ende, su vida sexual. Suelen sentirse personas poco atractivas, e incluso llegan a rechazarse. Se ven incapaces de dar placer, y eso frena mucho el disfrute sexual. Los complejos, tanto en las personas obesas como en las que no lo son, siempre son negativos a la hora de mantener relaciones sexuales.

¿Cómo afecta la obesidad a la sexualidad masculina?

En el hombre obeso aparecen frecuentemente problemas que dificultan su desempeño sexual. Para empezar, los problemas circulatorios causados por el exceso de peso y el colesterol en la sangre, multiplican las posibilidades de sufrir disfunción eréctil. Tienen bastantes problemas para mantener la erección. Además en ellos aparece el “Deseo Sexual Inhibido” que se dan por una bajada de la testosterona y un aumento de los estrógenos, propios de los hombres a los que les sobran kilos. Este cambio hormonal da lugar además a una disminución de la fertilidad, provocada por el hipogonadismo (baja función de las glándulas sexuales), o incluso un aumento del tamaño de las mamas (ginecomastia).
Además de todo esto, hay que sumar las dificultades añadidas de cambiar de postura o encontrar una postura en la que la penetración sea posible.

¿Cómo afecta la obesidad a la sexualidad femenina?

En cuestiones psicológicas, igual que a ellos, con el añadido de que a la mujer se le exige mucho más físicamente, con lo cual los complejos por tener sobrepeso suelen ser mayores. Ellas también sufren deseo sexual inhibido y además se le suman otro tipo de problemas como Dispareunia o dolor durante las relaciones sexuales, anorgasmia, alteraciones del ciclo menstrual, e incluso un aumento del riesgo de padecer ovarios poliquísticos. Casi todos estos problemas están causados porque el exceso de grasa impide que el riesgo sanguíneo llegue a la zona con eficacia. Por eso las sensaciones son menores, porque la falta de riesgo impide que existan sensaciones de placer sexual.
Además de todos estos factores, hay que sumar la dificultad de movimiento durante el acto sexual, la excesiva fatiga y por supuesto la bajísima autoestima.

La única solución… vida sana

Llevar una dieta sana, hacer ejercicio y adelgazar en la medida de lo posible, es lo único que puede hacer que las personas con sobrepeso puedan mejorar su vida sexual. La única solución a los problemas físicos es la pérdida de peso. Para atajar los complejos a veces es necesaria ayuda psicológica y la comprensión del entorno más cercano. Toda una batalla, que no es imposible ganar.

0 comentarios:

Sex Shop Dolce Love

Buscar este blog...

Síguenos

Seguidores

Blogs Amigos

  • PERFECTA A LA MAÑANA SIGUIENTE - Uno de los momentos más incómodos al principio de la relación, es la primera “mañana después”. Le hayas conocido la noche anterior, o en el trabajo, o en...
    Hace 3 años

Sobre Mi

Mi foto
Beguan Distribuciones SLU
Ver todo mi perfil
Con la tecnología de Blogger.